Un buen logotipo: el mejor aliado de tu empresa


El logotipo hace que la marca se conozca y se recuerde por lo que, a pesar de que muchos pequeños negocios le restan importancia, es imprescindible para el crecimiento de toda empresa. En casi todas las ocasiones, este símbolo o elemento gráfico es el primer contacto que los posibles clientes y suele ser lo primero que se viene a la mente cuando una persona piensa en una marca o en un producto. Por lo tanto, no disponer de un logotipo o tener uno deficiente dará una imagen de descuido y despreocupación, que hará a la empresa perder muchas oportunidades de negocio.

Para conseguir un buen logotipo este debe cumplir una serie de características. En primer lugar, debe ser legible. Debe ser identificable de un solo vistazo por lo que hay que eliminar todos aquellos elementos que dificulten su lectura como formas excesivamente complejas o un elevado número de colores. Además, debe ser versátil, de forma que se pueda utilizar a distintos tamaños y en diferentes soportes sin perder calidad. El mismo logotipo debe funcionar de forma correcta independientemente de si lo usamos en el membrete de una carta, en la web, en un escaparate o en una enorme valla publicitaria.

No menos importante, el logotipo debe ser adecuado. Es decir, debe resumir la idea de lo que hace la empresa y lo que es. No solo debe reflejar su actividad, sino también sus valores. El uso del color o la tipografía adecuados son vitales para transmtirlos. Para ello es importante tener claro el por qué, a quién va dirigida y cuál es el propósito de la marca.

Debe generar una fuerte impresión y ser fácilmente recordado. Manteniendo un diseño sencillo, pero con un toque de originalidad, aseguramos un mayor impacto visual y una mayor capacidad de recuerdo. Los logotipos que mejor funcionan son aquellos que todo el mundo puede hacer un boceto aproximado de memoria, como la M de McDonals o la manzana de Apple. Es muy importante que sea atemporal y único. Este debe evitar las modas pasajeras y asemejarse demasiado a los que usan las otras empresas del sector. Un logotipo original le aportará frescura a la marca y ayudará a su diferenciación.

¿Cómo podemos saber si es necesario renovar nuestro logotipo? Será imprescindible cuando no cumpla con alguna de las condiciones enumeradas anteriormente. En este caso, estaríamos ante un logotipo ineficiente, del que no se podría sacar el máximo rendimiento. Un logotipo que no sea versátil o “responsive”, por ejemplo, puede causar numerosos problemas además de llegar a ser muy costoso. Al incluirlo en un nuevo soporte o no se verá bien, o habrá que abonar un coste extra para que el profesional de la imprenta o la empresa que se contrate haga los cambios necesarios.

Cuando se dispone de un buen logotipo no es necesario renovarlo con frecuencia, pero tampoco puede quedar inmutable. Los cánones estéticos varían a lo largo del tiempo y los nuevos avances tecnológicos imponen nuevas necesidades por lo que sin cambiar su esencia todo logotipo debe evolucionar. Por ejemplo, la popularización de las redes sociales ha exigido que muchas empresas varíen su logotipo para adaptarlo a la forma cuadrada que suelen tener las imágenes de perfil de estos sitios.

La mejor forma de contar con un buen logotipo es contratar los servicios de un profesional que pueda asesorar a cada empresa sobre la mejor forma de solventar cada una de sus necesidades de comunicación. En Cálamo podemos ayudarte a crear un logotipo único y apropiado para tu empresa o renovar el que ya tienes. Puedes pedir un presupuesto sin compromiso contactando con nosotros a través de nuestra web o visitando nuestra oficina en San Pedro de Alcántara (Marbella).

Entradas relacionadas

Deja tu comentario