Banderolas: Una forma original y eficaz de destacar tu negocio


Las banderolas son un producto publicitario usado normalmente en exterior por su gran formato y su capacidad de crear un fuerte impacto. Estas se componen de un asta, una base o pie donde se asienta esta y una tela impresa. Se trata así de un elemento llamativo, ligero y a la vez  resistente que puede atraer al viandante a entrar en un comercio.

 Se trata de un elemento publicitario muy útil y original que permite una gran diferenciación frente a la competencia. Su principal ventaja es su capacidad para llamar la atención del transeúnte incluso desde una gran distancia debido a su tamaño y al movimiento que le da la acción del viento, lo que hace que no se vea como un elemento estático. Este impacto puede ser multiplicado por un diseño atractivo y sencillo, de modo que el cliente potencial pueda identificar de un vistazo el negocio o el producto que se publicita.

Otra de sus ventajas es su portabilidad, por lo que se puede cambiar su localización según las necesidades del momento y lo hace muy útil para eventos y congresos. La posibilidad de reemplazar la tela, permite, por ejemplo, cambiar el producto promocionado según la estacionalidad, sin necesidad de adquirir un nuevo soporte. Finalmente, se trata de un producto ventajoso que se puede conseguir a un precio económico.

Existen muchos tipos de banderolas. En primer lugar, se diferencian según su forma. Pueden ser en forma de ala, con una esquina redondeada; con forma de gota; con forma de llama, acabada en pico; o con forma de copa, similar a la llama pero con la parte superior recortada. Estas dos últimas poseen una gran resistencia al viento ya que tienen un asta a cada lado.

También se pueden diferenciar por su altura, que va desde unos 2 metros hasta 5 metros aproximadamente. Así las más pequeñas pueden incluso colocarse en el interior de locales espaciosos mientras que las más grandes solo pueden situarse en amplios espacios abiertos.

Se pueden utilizar, además, distintos tipos de pies según donde se vaya a colocar la banderola y la resistencia que necesite. Los pies más comunes son las placas metálicas y los anclajes en cruz, pero también existen espirales de anclaje para clavar la banderola en la tierra. Si se necesita una mayor fortaleza en el soporte se puede optar por incluir una boya de lastrado rellena de arena o agua.

La mayoría de las banderolas son impresas a una cara, pero las banderolas a doble cara ofrecen la posibilidad de transmitir dos mensajes distintos o que el mismo mensaje sea visto desde dos puntos de vista.

Sea cual sea el caso, lo ideal es que el diseño incorpore pocos elementos para que sea legible desde cierta distancia y capten la atención del viandante de un solo vistazo. Por ello, una buena opción es incluir únicamente el logotipo de la empresa y/o su eslogan utilizando los colores corporativos y quizá una imagen impactante y representativa. Otra opción es utilizar la banderola para publicitar un producto o una promoción vigente. Con esta finalidad se debe utilizar un mensaje claro y conciso además de incluir elementos que lo relacionen con la marca como los colores o la tipografía. Para conseguir explotar al máximo las posibilidades de este soporte publicitario lo mejor es buscar el asesoramiento de un profesional.

En Cálamo podemos ayudarte a promocionar tu negocio utilizando banderolas asesorándote sobre cuál es la que mejor se adapta a tu empresa y cómo sacarle el mayor partido a través de su diseño. Además nos encargaremos de todo el proceso, desde el diseño hasta la impresión. Si deseas recibir más información o solicitar tu presupuesto sin compromiso no dudes en contactar con nosotros a través de nuestra web.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario